Imagina ser una mujer afroamericana y esclava en el siglo XVIII. Ahora imagina que tienes la oportunidad de escribir y publicar un libro, el primer libro escrito por una afroamericana en Estados Unidos. ¿Hablarías de tu condición como mujer? ¿lucharías contra el maltrato y la discriminación? ¿o tal vez te rebelarías por tu posición de esclava? Son preguntas que cualquier persona que se encuentre en esa situación trataría, pero Phillis Wheatley no se amoldó al pensamiento común, fue más allá.

Wheatley fue la primera escritora afroamericana que publicó su obra en Estados Unidos; Poems on Various Subjects (Poemas sobre Varios Asuntos) fue el título de su obra publicada en 1773, donde decidió escribir sobre su fe.

Fue la misericordia la que me trajo desde mi tierra pagana,
le enseñé a mi alma ignorante a entender
que hay un Dios, que hay un salvador también:
no lo conocía ni lo buscaba, me redimió.

Extracto de Sobre ser traídos de África a América, de Phillis Wheatley en Poems on Various Subjects.

El día que estudié a esta poeta en clase, muchos de mis compañeros se negaron a creer que su poema de agradecimiento a Dios era lo que ella creía realmente. Algunas aportaciones que hacían eran: «en el poema hay un tono de ironía, por lo que no puede ser verdad, a la pobre mujer le lavaron el cerebro al llegar a América.» «Le metieron todas esas ideas en la cabeza y como era una simple esclava, se las creyó.»

Cierto es que Phillis fue llevada de África a América donde la familia Wheatley la compró como esclava, pero una vez allí, ellos mismos se dieron cuenta de su potencial y se encargaron de que recibiera una buena educación. Viviendo con esa familia de trasfondo cristiano, escuchó el Evangelio y decidió seguir a Jesús.

Entiendo que mis compañeros reaccionaran de la manera en la que lo hicieron, pues en qué cabeza cabe que la primera mujer afroamericana que tiene la oportunidad de escribir y publicar un libro, no hablara de temas tan relevantes como la esclavitud o la opresión, sino que fueran escritos de alabanza y agradecimiento a Dios.

La Biblia dice que hay quienes piensan que hablar de la muerte de Jesús en la cruz es una tontería. […], lo que hace que me pregunte lo siguiente: ¿no debía ser Dios algo mucho más grande e importante en la vida de Phillis, que las dificultades que tenía porque la sociedad la hacía inferior?

En uno de sus poemas transmite que en su nueva vida se siente libre. ¿Libre? ¿cómo puede una persona sentirse libre siendo una esclava?

La libertad es una cualidad que se refiere a la idea de la condición personal, y que a día de hoy sigue siendo tan buscada como en otros siglos (aunque no lo parezca). Phillis encontró la verdadera libertad; una libertad por la que un amo no nos compra para su propio beneficio, y aún así, paga el precio máximo.

¡Jesucristo nos ha hecho libres! ¡Él nos ha hecho libres de verdad! Así que no abandonéis esa libertad, ni volváis nunca a ser esclavos de la ley.
Gálatas 5:1

Jesús paga con su propia vida; por nosotros, por nuestra salvación y libertad. Y adivina qué. Todo esto por amor. Un acto desinteresado que no tiene como objetivo beneficiarse él mismo, mas bien todo lo contrario, pretende beneficiarte a ti y a mi. Pero para disfrutar de esta libertad, uno debe aceptar su condición de esclavo y entregársela a Dios.

Jesús les dijo a los judíos que habían creído en él:
—Si vosotros obedecéis mis enseñanzas, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.
Ellos le contestaron:
—Nosotros somos descendientes de Abraham, y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Por qué dices que seremos libres?
Jesús les respondió:
—Os aseguro que cualquiera que peca es esclavo del pecado. Por eso, si yo, el Hijo de Dios, les perdono sus pecados, serán libres de verdad. 

Juan 8:31-34

En este pasaje está claro que la primera condición es creer. Pero no basta con creer, también hay que permanecer en su palabra. Y sí, son condiciones, no podemos ser libres sin cumplir estos ‘requisitos’, pero Dios no es un aguafiestas, Él sabe lo que hace. Charles Stanley dijo una vez: Dios quiere librarnos de lo que entorpece su voluntad, plan y propósito para tu vida.

¿Estamos dispuestos a a dejarle actuar?